Flan Napolitano

Flan Napolitano

El “Flan Napolitano” es un postre clásico y delicioso que combina la suavidad del flan con el sabor caramelizado de un caramelo dorado. Este postre es una creación culinaria que ha conquistado el paladar de personas de todo el mundo y se ha convertido en un favorito en muchas mesas.

La base del Flan Napolitano es un flan suave y cremoso, que se prepara mezclando leche, huevos, azúcar y esencia de vainilla. La mezcla se vierte en moldes individuales o un molde grande, previamente caramelizados con azúcar derretida. El caramelo se endurece para formar una capa dorada en la parte inferior del flan durante la cocción, lo que añade un contraste delicioso y crujiente al postre.

La preparación se cocina al baño maría en el horno hasta que el flan esté firme pero todavía suave y tembloroso en el centro. Luego se deja enfriar y se desmolda cuidadosamente antes de servir. El resultado es un postre elegante con una presentación impresionante, ya que al voltear el molde, el caramelo caramelizado fluye por encima del flan, creando una deliciosa salsa.

El Flan Napolitano se sirve típicamente frío y puede acompañarse con frutas frescas, como fresas o kiwis, o con un toque de crema batida para un contraste de texturas y sabores. Este postre es perfecto para ocasiones especiales y es un final dulce y refinado para una comida.

Este postre clásico se ha ganado su lugar en la gastronomía internacional debido a su sabor suave y su textura aterciopelada. Su combinación de dulzura y caramelo lo convierte en un postre que satisface los antojos de golosinas y que siempre es bienvenido en la mesa.

Ingredientes:

Para el caramelo:

  • 1 taza de azúcar granulada

Para el flan:

  • 4 huevos
  • 1 lata de leche condensada (400 gramos)
  • 1 lata de leche evaporada (400 gramos)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

  1. Comienza preparando el caramelo. En un cazo, calienta el azúcar a fuego medio-bajo. Cuando el azúcar comience a derretirse y tomar un color dorado, mueve constantemente para evitar que se queme. Una vez que el caramelo tenga un color ámbar y su aroma sea dulce y acaramelado, retíralo del fuego.
  2. Vierte rápidamente el caramelo caliente en el fondo de un molde para flan o moldes individuales. Gira el molde para que el caramelo cubra uniformemente el fondo. Deja enfriar mientras preparas la mezcla de flan.
  3. En un tazón grande, bate los huevos hasta que estén bien mezclados. Agrega la leche condensada, la leche evaporada y el extracto de vainilla. Mezcla todo hasta obtener una mezcla suave y homogénea.
  4. Vierte la mezcla de flan en el molde o moldes sobre el caramelo ya enfriado.
  5. Cubre el molde o moldes con papel aluminio y colócalos en una fuente para horno con agua caliente que alcance aproximadamente la mitad de la altura de los moldes.
  6. Hornea a baño maría en un horno precalentado a 180°C (350°F) durante aproximadamente 50-60 minutos, o hasta que el flan esté firme en el centro.
  7. Retira los moldes del horno y déjalos enfriar a temperatura ambiente antes de refrigerar durante al menos 3 horas o durante la noche.
  8. Para desmoldar el flan, pasa un cuchillo alrededor del borde del molde y luego coloca un plato sobre el molde y dale la vuelta con cuidado para que el caramelo se vierta sobre el flan.

El Flan Napolitano es un postre clásico que combina la dulzura del caramelo con la suavidad del flan, creando una delicia que satisfará a los amantes del dulce en cualquier ocasión. Disfrútalo como postre después de una comida o como un regalo especial en tu próxima reunión. ¡Buen provecho!

Deja un comentario